don–ss | Abu 30-31 Ago & Ira 1 Sept 2018 Tabakalera | Gazteszena | Clubs
Dantz Festival
Musika Garaikide eta Elektronikoaren Topagunea
Contemporary & Electronic Music Meeting
Encuentro de Música Electrónica y Contemporánea

Una nueva prensa musical

Las radios libres han sido un factor decisivo en la difusión de músicas alejadas de los sonidos convencionales.

Las radios libres llevan siendo una realidad comunicativa global desde finales de la década de los 70, cuando también llegaron a España. Aunque la mayoría no hayan sido tomadas demasiado en serio desde las instituciones ni desde la cultura de masas, no hay duda del beneficio que aportan a la pluralidad cultural e informativa.

La llegada de estos nuevos medios de comunicación alternativos estuvo marcada por la necesidad de difusión de la incipiente contracultura de la época, con lo que los principales programas de las emisoras abordaban temas sociales, culturales y, por supuesto, no convencionales. La música y su difusión han sido, desde la génesis de las radios libres, una de las materias que más ratio de parrilla ha abarcado.

En los años 80 se produjo la explosión de las radios libres, con una fecha clave: mayo de 1983, con el encuentro en Villaverde (Madrid), del que surgiría el manifiesto. En 1995 nace la Unión de Radios Libres y Comunitarias de Madrid (URCM) y en noviembre de 2013 se celebra un encuentro a nivel nacional en Zaragoza, el primero desde Villaverde, del que nace una web (radioslibres.info) entre otros proyectos dedicados a centralizar fuerzas y crear vínculos. En la actualidad, muchas de aquellas radios libres ya no existen pero las que continúan siguen celebrando aniversarios y trabajando duro.

La definición de radio libre ha tenido muchas interpretaciones que han ocasionado confusión entre los conceptos de radio libre, comunitaria y pirata.

En su libro Euskal irratigintzaren historia, Arantza Gutiérrez teoriza en torno a esta definición. Como ideas centrales: el objetivo de presionar o hacer la contra a grandes y poderosos medios de comunicación y el hecho de no pedir permiso para emitir, reivindicando así el derecho a su uso libre y legítimo.

Conceptos básicos a la hora de hablar de radios libres son la participación directa, la no profesionalización, la asamblea horizontal y la autogestión.

Gutiérrez añade dos puntos, de crucial importancia en el caso de las radios libres del País Vasco. Por un lado, el uso de nuevos lenguajes para contar y tratar los temas. También el uso de idiomas minoritarios como el euskera.

Notas musicales en las ondas

La música y la radio han estado entrelazadas desde el inicio de la radio. La relación con la industria musical también ha sido continua.
Aun con las primeras tensiones por temas de copyright, sobre todo en Reino Unido, la radio no tardó en convertirse en el principal divulgador de la actualidad musical. Tim Wall, en el libro del Instituto de RTVE coordinado por J. Ignacio Gallego Pérez y María Trinidad García Leiva, Sintonizando el futuro, da cuenta de ello sobre el paradigma de Estados Unidos: “La idea de bien público ha estado muy patente en la historia de la radio estadounidense (…). Existe, además, una importante tradición en la radio estadounidense que une a los sectores públicos y comunitarios a través de una diversa red de emisoras universitarias que, desde los años 60, han resultado de vital importancia para la promoción y difusión de la música especializada”.

También en el paradigma británico: “Otro ejemplo sería el del emisor de servicio público del Reino Unido, la BBC, que ha utilizado la idea de bien público para defender su existencia y para explicar la forma en la que ha organizado la difusión de sus contenidos radiofónicos, televisivos y de internet. Las razones para considerar a la radio como bien público estaban directamente relacionadas con argumentos a favor de la programación de música especializada”.

Sin embargo, esto no obedece sólo a contextos pasados: el último Nielsen U.S. Report apuntó que en 2015 el 93% de los consumidores adultos en EE UU usaban la radio para escuchar música al menos una vez a la semana.

La difusión musical en las radios libres ha vivido, por su parte, una situación incómoda, tanto por temas relacionados con la diversidad cultural como por problemáticas legales, derivadas estas últimas en muchos casos de la situación impuesta por la discusión abierta en cuanto a la utilización o no de músicas sujetas a derechos de autoría. Por otro lado, algunas de ellas han sido cruciales para la difusión de grupos y artistas que hoy en día tenemos como pilares de estilos, sobre todo del punk.

En julio de 2015, Sam Wolfson publicó en The Guardian que Ofcom –un regulador de las industrias de la comunicación británicas– había revelado la existencia de unas 400 “instalaciones” o “setups” de radios piratas en Londres e incluso aseguraba que el carácter único de la música popular británica le debe mucho a estas radios piratas.

Música y radios libres vascas

Para analizar la relación de las radios libres y la música en la actualidad en el País Vasco, tomemos a las tres emisoras de las principales ciudades: Hala Bedi en Vitoria, Irola Irratia en Bilbao y Ttan Ttakun Irratia en Donosti.

Ttan Ttakun es la radio más joven de las tres seleccionadas. Nació en 1995 en el gaztetxe –centro okupado de jóvenes– del barrio de Egia, Donostia. Se creó como taller para los jóvenes del barrio, pero al ir aumentando la cantidad de programas, crecieron en señal hasta emitir para todo Donostia en 1997 y dar el salto a internet en 2002. En 2010 sufrieron un registro por parte de la Guardia Civil en el que se llevaron material y que les obligó a detener la emisión hasta que en 2013 consiguieron volver a estabilizarse.

Tienen una gran presencia en las fiestas del barrio con una noche de rock en la sala autogestionada Mogambo. También organizan un festival anual para beneficio de la radio desde hace más de diez años, en el que dan a conocer a nuevos valores locales. Cerca de la mitad de la programación actual se dedica a la divulgación musical, bastante diversa en cuanto a estilos. Emiten mucha música en euskera y también hecha por mujeres (el programa Emesutan pincha exclusivamente a mujeres). Tanto dentro de los programas como en la música de continuidad hay un alto porcentaje de canciones bajo licencias copyright.

Irola Irratia es la emisora que más claramente se enmarca dentro de lo que hemos definido como radio libre. Lleva emitiendo ininterrumpidamente desde 1987 en Irala, donde la asociación de vecinos ocupó los váteres comunitarios del barrio para convertirlos en una radio libre. En mayo de 1988 recibieron una orden de cierre por parte del Ministerio de Telecomunicaciones.

De las tres es quizás la que más música convencional pincha en sus programas: tiene poco margen para dar voz a minorías y pocos programas (Sobredosis musical, El grito de Yoko) pinchan música en euskera.

Hala Bedi es la última y la más antigua de las radios seleccionadas. Nació en 1983 en Vitoria. Los objetivos, marcados desde el principio de su andadura, son simples y claros: dar voz a los que no la tienen y trabajar a favor de una manera diferente de comunicar. También subrayan como valores la autogestión, el funcionamiento vía asamblea, la interculturalidad, la pluralidad y el hecho de no relegarse a ningún poder económico o político.

Hoy en día tienen unos estudios envidiables para el poder adquisitivo de las radios libres, una taberna desde el año 2000 –con menú del día y conciertos y actuaciones de djs– y un canal de YouTube con mucho contenido y muy variado.

En un documental producido desde la propia emisora en 2015 se habla de la importancia de la relación entre la radio y la música. Erlantz Cantabrana, antiguo miembro de la asamblea de Hala Bedi, recuerda el “macrofestival” que organizaron en la Plaza del Ganado de Vitoria con Kortatu, La Polla Records y R.I.P.

Es la radio que más diversidad musical tiene en cuanto a estilos. Llevan una política activa hacia las minorías culturales (a las cuales dan voz y prioridad) y la interculturalidad (pinchando músicas de otros países y culturas). Por otro lado, y siendo consciente de los artistas que han pasado por sus conciertos y/o estudios, es innegable el papel que la radio ha jugado en la consolidación de la escena musical vasca de finales de los 80 y principios de los 90 y que sigue jugando hoy en día mediante la visualización de bandas y artistas emergentes y locales. Aun así, también queda patente una vez más la dificultad (y/o poco interés) de utilizar músicas libres tanto en los programas como en las músicas de continuidad.

Las radios libres vascas tienen mucho camino por andar en cuanto a la emisión de músicas variadas y de diferentes puntos del planeta. Además, sólo se ha encontrado un programa que emita exclusivamente música producida por mujeres, aunque los contenidos informativos sobre paridad, diversidad y minorías sociales están presentes en todas las radios.

En una comunidad autónoma como el País Vasco, con una lengua minoritaria presente, es también importante que un servicio público como es la radio garantice un mínimo ratio de parrilla en euskera y que promueva el uso de la misma tanto en sus programas como de cara al oyente.

Es evidente que las radios libres del País Vasco tienen mucho que mejorar en este aspecto, por ejemplo predefiniendo cuáles deben ser los porcentajes de música en euskera, producida por mujeres o de diferentes partes del mundo en su parrilla, aunque a muchas les pudiera parecer una intromisión en su libertad.

Source: https://www.diagonalperiodico.net/saberes/30329-nueva-prensa-musical.html